CORRER ES CORRER

 

Grecia, año 2007, un pequeño y desconocido polaco, lidera la ultramaratón por excelencia, la Spartathlon. Piotr Kurylo, al que muchos están tomando por loco a estas alturas, lleva horas escapado en primera posición, perseguido por el vigente campeón de la prueba, la leyenda viva de EEUU, Scott Jurek. Sigue leyendo

Como si corrieras por última vez

 

Debería estar prohibido correr sin ganas. Supongo que todo el mundo lo hace en mas de una ocasión, por diferentes motivos, sobre todo por cumplir contigo mismo, o por no fallarle a los demás.
Me imagino que esto genera unas moléculas de mal rollo en el Universo, agujeros de aguja en la capa de ozono, o se graba en un rincón del lóbulo parietal destinado a “momentos chungos de la vida corriente”. Sigue leyendo

Los Reyes del Sendero

Te pasas la vida haciendo cuentas, a golpe de teclado. Tu mirada va saltando del reloj al calendario…..otra vez llegas tarde a la reunión. Cada vez que te mueves del sitio, aparecen nuevos posits pegados al monitor…..se acerca el fin de mes, hay que cerrar, y todo son penalizaciones.
¡¡¡ Apartaos, mi cabeza va a reventar, y pienso salpicar…….!!!
Te sientes ahogado, cada vez que te levantas del sitio notas un “joder, que mareo…”, cada vez que suena tu teléfono sientes un “….y ahora que quiere este? “…..Llevas ya un rato queriendo ir al baño, pero no paran de venir a tu mesa a traerte papeles, y problemas. Sigue leyendo

Bendecido con una maldición (UTSB 2015)

Desde que empiezas a enamorarte del correr, estas bendecido con una maldición. “Mejorar” suele llamarse tu condena, y estas bendito si consigues “ser mejor”.
El caso es que no conozco a nadie, cuyo empeño sea cada día “ser peor”, así que , al igual que yo ,estas en el carro, estas “Bendecido con una maldición”. Sigue leyendo

Somos lo que hacemos repetidamente

 

Hace unos días me retiré en una carrera. Corría suelto, a buen ritmo, pero a partir del kilómetro 20 caí en picado. Con sensación de fatiga, y sin poder tirar de las piernas, decidí dejarlo en el km 32 de los 69 totales.
A priori, era de las pruebas mas fáciles a las que me he enfrentado. Perfil bastante llano, terreno corrible, distancia asequible………pero, como no hay enemigo pequeño , y el cuerpo tiene la última palabra, el día menos pensado la criada te sale respondona, y te ves acuclillado en un rincón, abofeteado y humillado, tragándote tu arrogancia.
No esta mal de vez en cuando una cura de humildad, sobre todo cuando se frivoliza con las distancias, y cuando se vende la piel del oso demasiado pronto. Sigue leyendo

Spartathlon 2014. Crónica desde dentro.

emilio1

Extremadamente difícil poder plasmar en un papel lo que ha supuesto para mi correr la Sparthatlon.

Este año coincidiendo con mi 40 cumpleaños, quería ponerme por delante un reto especial, una carrera a la que tenia ganas desde hace años. La Spartha por su distancia, por ritmo, y por sus características hacían que fuera “a priori” una carera que se adaptaba a mi forma de correr. Sigue leyendo

Aprender a correr.

 

No, que nadie se me asuste, no voy a dar una conferencia sobre minimalismo, ni técnica de carrera, ni apoyos, ni teorizar sobre las raíces del Homo Sapiens y su paso al bipedismo.

No pretendo “enseñar a correr”, puesto que considero que yo aun no se correr, pero expondré mi experiencia en estos diez años que llevo corriendo.

Empecemos por lo básico: Sigue leyendo

Ese gimnasio al lado de casa.

Tengo el gimnasio al lado de casa, a pocos minutos. Es uno de esos que los guiris llaman “Tuentifourseven” (24/7), osea, abierto las 24 horas del día, los siete días de la semana.
Lo que mas me gusta es que no hay mucha gente apuntada, al menos, a las horas que yo suelo ir, no suelo coincidir con nadie.
Como tiene varias salas, puedo decidir que hacer cada día según mi estado de ánimo…….o machacarme para liberar tensiones…..o meterme en clase de relajación y meditación, para eliminar toda esa mierda que se acumula en mi cabeza y tensa los músculos de mi cuello y mi espalda… Sigue leyendo

Corriendo en la dirección equivocada

Agosto de 2007. En la madrugada, en algún lugar entre Suiza y Francia, sobre un estrecho sendero……abro los ojos.
Llevo mochila, bastones, y un dorsal del UTMB atado con un elástico a la cintura. Mientras caminaba me he quedado dormido, de pie, y acabo de despertarme. Llevo mas de treinta horas sin dejar de moverme, sin dejar de avanzar…….y sin dormir. Sigue leyendo