Venganza y dolor

Cuando llegó a casa lo hizo en plan artista y estuvo durante una buena temporada mirando a sus compañeras de armario por “encima del hombro”, se sentía importante, despreciaba a las marcas consolidadas porque llevaba “mucha tecnología” y se impuso a las otras. Su usuario tuvo paciencia para opinar y llegó a una gran conclusión en una “Madrid-Segovia” despreciándolas pero no olvidándolas. Sigue leyendo