Por qué correr nos gusta tanto (y por qué nos engancha)

“Al principio es un sufrimiento total”, cuenta Elena, una periodista madrileña. “Empiezas a correr para adelgazar, pero no resulta divertido. Tienes problemas para respirar y dolores. Pero llega un punto en que no te cuesta tanto, reduces los tiempos y el cuerpo se adapta. Ves que puedes correr durante mucho tiempo y lo haces de forma rutinaria. Pasa a ser parte de tu vida. Está claro que engancha, pero es difícil de explicar”. Sigue leyendo

Corre pendejoooo!!!!

Me gusta leer las entrevistas que se hacen después de una prueba al ganador de la misma. Con un poco de suerte, si las preguntas son interesantes, y si el entrevistado está con ánimos de responder, se aprenden cosas interesantes, hábitos, estrategias, e incluso descubres el lado mas humano de un corredor del que solo conoces cifras.

Estas entrevistas son realidazas por personal de revistas especializadas, o por gente del mundillo que tiene su propia web y se desplaza al lugar para luego colgar la crónica y los resultados en internet. En cualquiera de los casos, las preguntas suelen ser interesantes, el ambiente es distendido, y salen entrevistas bastante chulas. Sigue leyendo

Consejos para motivarse.


Comienza un año, otro más y buscamos nuevos retos. Pero muchos deportistas populares como nosotros, más difícil que empezar a correr es seguir haciéndolo durante muchos años. Para lograrlo, es fundamental mantener en el tiempo la motivación y la ilusión por seguir haciéndolo. Tratar de buscar incentivos, nuevos retos, nuevos paisajes e incluso nuevos compañeros pueden ser algunas de las claves para que nuestra motivación a la hora de correr no pase por ningún tipo de crisis. Sigue leyendo

Cuando correr se te va de las manos.

Correr engancha, así de simple, se pasan monos, se tienen subidones y te lleva a ser un esclavo. Lo podemos adornar, maquillar, hacerlo poético o incluso épico, pero somos simples drogadictos. Al igual que a mucha gente se le va de las manos el alcohol, las drogas o el juego, a tí se te puede ir de las manos el correr, porque a mí me pasó.
A correr se empieza como con cualquier otro vicio, lo pruebas y sabes que eso no es para tí, tu cuerpo lo rechaza, te imaginabas otra cosa, y no lo vuelves a probar… o por el contrario, le coges el gustillo, repites varias veces, y cuando te vienes a dar cuenta, te ves a tí mismo mirando zapatillas frente a un escaparate. Sigue leyendo

Ejercicios de gradas.

Al principio de cada temporada tengo por costumbre para fortalecer la musculatura inferior hacer ejercicio de gradas.

No soy muy amigo de los gimnasios, aunque soy consciente que debería ir un par de días a la semana, pero en los más de 12 años que llevo corriendo no he sido capaz de ir más de un par de veces, no puedo, no me encuentro cómodo, y ya he decidido no agobiarme con eso y buscar otros sustitutivos al mismo.

Las gradas es uno de los ejercicios que utilizo. Sigue leyendo