Cuando mi meta es el propio camino

Llevo más de 15 años corriendo, y los últimos tres más en serio haciendo larga distancia. Sé que nunca ganaré, sé que soy uno más de los que rellenan los cajones de salida, que disfruta tanto o más con los entrenamientos que con la carrera en sí. Correr, andar, todo lo que sea moverse forma parte de mi existencia. En los entrenamientos te das cuenta que no te hace faltan copiosos avituallamientos para hacer distancias considerables, que disfrutas más cuando acabas una buena salida con los amigos que tras una ultra, o que eres capaz de rodar horas y horas sin necesidad de compañía, sólo tú, tus pensamientos, el camino, … Sigue leyendo