Relatividad. (Volviendo a la Luna, y 4).

No sabía como titular esta entrada, tenía varias opciones: “Ave Fénix”, “Levántate y anda”, “Plan B” y otras, pero al final la he titulado “Relatividad” y como dice el alcalde de la película de Berlanga os debo una explicación.

Imagen de previsualización de YouTube

Ya dije cual era mi objetivo, bajar de las 3h 30min, pues nada he hecho 3h 42min.

Tras un entrenamiento maravilloso dirigido por mi amigo Kike he llegado a Sevilla más fuerte que nunca, más convencido que nunca, en definitiva más preparado que nunca pero… nada.

La prueba no es nueva para mí, ya es la 5ª vez que participo, la que es considerada por la Federación Española de Atletismo el “mejor maratón de España” ha superado su record de participantes llegando a más de 5500 y con una logística perfecta.

Yo salí muy tranquilo, muy moderado, muy prudente, a una media de 4:50 y regulando mucho. Una temperatura ideal, una luminosidad sevillana preciosa, un estadio abarrotado, un público entregado, todo perfecto. Llegué a la media en 1h 38min y con fuerzas y ánimos para afrontar de segunda parte pero en el kilómetro 28 empiezo a notar que me estoy mareando, no daba crédito a lo que me estaba pasando, no me dolía nada, pero empezaron las pulsaciones a subir y me ví tumbado en la acera. Durante unos segundos me quedé ahí pero me levanté y continué, hacía lo que podía, en un avituallamiento bebí me hidraté bién y esperaría al trote la recuperación, pero no vino y entonces tuve que rendirme y utilizar el plan B, apretar los glúteos y terminar como pudiera, al fin y al cabo mi coche estaba aparcado en el estadio.

Se me han hecho eternos esos kilómetros finales pero he conseguido terminar con 10min más que el año pasado, fijáos si tenía margen.

Estas cosas dan rabia pero todo hay que relativizarlo porque sino entonces viviría amargado y no disfrutaría de la actividad deportiva en sí. Sólo tengo que rendir cuentas ante mí mismo, que es lo peor, y me he preparado de manera intensa pero hay algo que falla y con lo perfeccionista que soy lo buscaré y lo intentaré corregir, no me va la vida en ello me va una afición que me llena y que me sienta bién.

La ventaja de participar en este maratón es lo bién preparado que me deja para afrontar otras carreras este año, carreras que ya os iré contando.

Yo seguiré participando, seguiré preparándome, no abandono el objetivo, no abandono la lucha, pero como dije antes “todo es relativo” y el año es largo y tengo (y quiero) estar estar en muchos otros retos.

Lo mejor de la jornada sevillana es el haber compartido un rato con buenos amigos con quienes siempre me resulta muy agradable el coincidir.

3 pensamientos en “Relatividad. (Volviendo a la Luna, y 4).

  1. Enhorabuena, tú mismo lo dices lo importante es disfrutar de lo que nos gusta, el resultado depende de muchas cosas, a ver si yo me animo algún día a hacer una maratón de asfalto pero aunque no te lo creas me da más miedo que un ultra en montaña je,je, lo que es la falta de experiencia.
    Un besote y nos veremos en alguna.

  2. Gracias Angel por tu comentario y por visitar nuestro blog. Espero poder saludarte en persona en alguna ocasiòn. Un saludo. Javier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>