101km de Ronda 2011 – Emilio.

Hacía tiempo que tenía ganas de volver a competir los 101 km de Ronda, el año pasado a pesar de suspender la carrera, mi reciente competición de  Australia también me lo hubiese impedido. Este año metido de lleno en la preparación de las 100 millas de los estados del oeste de California era el momento ideal para hacer un parón, un test y comprobar cuál era mi estado de forma a estas alturas, un mes antes de mi objetivo de año.

La dos semanas previas no han sido buenas, dolores musculares, y una repentina subida de tensión debida al estrés acumulado, viajes, etc… no me hacían estar demasiado motivado a meterme la gran paliza, aun así allí estaba en la línea de salida el sábado a las 11 de la mañana. Lo mejor de Ronda no es la carrera en sí, que es una maravilla, ni lo bonita que está sierra en estas fechas, o la magnífica organización de la legión. Esta carrera tiene algo más, que en mi caso pasa por la compañía, el encuentro de amigos, grandes corredores, y en especial de mis compañeros de equipo de Kroqueta, y de mis compañeros de viaje. Solo eso hace que ponerte en la salida merezca la pena.

El sábado a las 10 con un manojo habitual de nervios me puse en la salida saludando a unos ya otros con una lluvia amenazante, con ganas de darlo todo y jugarme hacer una buena marca. En mi cabeza estaban las 8:30 horas. Al dar la salida es como siempre salimos todos como si de una carrera corta se tratara. Desde el principio mi intención fue llevar controlada sabiendo la gente que tenía delante, pero era imposible, el ritmo era endiablado para 101 km, alrededor de 4:15 o incluso menos. Kike con intención de frenarme se quedaba unos metros detrás y Mark me decía que así petaría y que nosotros teníamos más experiencia para no meter la pata.

Al llegar al avituallamiento del km10 kike se quedó a pillarme agua y fué la última vez que le ví en carrera, iba como un tiro, adelantando a uno y a otro. Así hasta el circuito Ascari donde me junto con un portugués mayorcete pero con una cadencia muy buena, corrimos juntos unos km y me fuí hacia delante. Creo que ya iba entre los 10 primeros. Al salir del circuito me cruzo con un montón de gente que me va animando y me sube la moral, acelero el ritmo, ahí ya me doy cuenta de que no me estoy avituallando bién, no bebo lo suficiente, y los geles que compré el dia anterior son muy flojos y no dan demasiada energía. Llegamos a una pronunciada bajada donde pierdo la botella de agua que salta del pantalón,… necesitaba agua y ahora tendía apurar hasta conseguir otra.

En la entrada en Arriate iba con otro corredor a un ritmo de menos de 4 min/km algo fuera de toda lógica para una carrera de este tipo, y yo era consciente de que el iba acelerándome pero no podía evitarlo. María estaba como siempre ahí animando. Le pedí una botella de plástico para el siguiente avituallamiento. La primera cuesta a la salida de Arriate me sirvió para quedarme solo y adelantar a un par de corredores que iban con calma, subí como un tiro, hasta el avituallamiento donde engullí dos vasos de agua, calculo que pase el maratón en 3:15 más o menos. De nuevo María animando en un cruce con la carretera, me dió la botella y a correr.

Esta zona de la carrera era en gran parte nueva, hasta Alcalá del Valle, pasaría la mitad de la carrera en poco más de 4 horas, un tiempo estratosférico, o un augurio de una gran hostia, porque me empecé a encontrar con poca energía, apuré los geles y una barrita energética que sabía a muertos, pero aun así no era suficiente. Mi cabeza estaba puesta en Setenil, km 58 de la carrera donde hay un gran avituallamiento y estaría María, Eva y Kike. La entrada a Setenil a pesar de que ya empezaba a ir tocado era una verdadera fiesta, la gente en las terrazas de los bares animando y jalenado, creo que iba cuarto en ese punto. Al llegar al rio está el avituallamiento y no hacía más que mirar a todos lados buscando a mis acompañantes que no pudieron llegar a este punto. Yo ni corto ni perezoso me comí todo lo que pude, chocolate un sandwich, una barrita,… Tenía un bajón tremendo. Salí a toda leche hasta que a los 5 minutos las piernas se me quedaron bloqueadas por completo. No podía ni dar un paso, me dolían no tenía fuerzas,… comprendí que me había pasado comiendo y que no tenía sangre para la digestión y las “patas”. Vomitar hubiese sido una buena alternativa si hubiera tenido más comida, pero tal y como estaban las cosas sin posibilidad de recarga hasta el km 80 lo más prudente era tratar de asimilar todo lo que tenía en el estómago. En el 70 eché un meada que más parecía coñac francés que otra cosa, … me dí cuenta de otro error, no estaba bebiendo lo suficiente.

Larga y pronunciada bajada hasta el cuartel, sufriendo bastante, cansado y viendo como mi candencia era cada vez peor y peor, pero intentando mantener el ritmo lo más dignamente posible. A la entrada el cuartel mis socios estaban esperándome con avituallamiento en mano, pero ya ni me entraba la comida, mi cara debía ser todo un poema estaba con síntomas de agotamiento que me quedaban 22 km bien duros. En el cuartel estaba la transición del duatlón y tras esta la temida subida a al ermita, temida no por su dureza sino por el cansancio acumulado. Desde ahí mi objetivo y entretenimiento era ir adelantando duatletas, a los que pedía algo de comida por el camino con cara de hambriento. En ese punto adelanté a un corredor que iba completamente destrozado, y me puse de nuevo cuarto en la general.

Tras bajar la ermita llega uno de los tramos más bonitos de la  carrera con senderos al lado del rio cubierto de vegetación. Me dolían las piernas e iba con un isquiotibial contracturado que me impedía correr en condiciones. Tenía mi mente en la cueva del Gato donde sabía que estaba María. Los ánimos que me dieron me ayudaron un par de km más pero mis energías habían muerto. Llegó el momento de tirar de la motivación extra y del reloj, 4 minutos corriendo medio andando, 3 minutos corriendo, 1 andando,… así hasta la cuesta del cachondeo y entrada a Ronda.

La entrada a Ronda es espectacular con cientos de personas en la calle animando. Tenía los pelos de punta, estaba feliz, no había salido mi marca por fallos con la comida y bebida de los cuales tengo que aprender, pero aun así un quinto puesto, 9:23 y ganar mi apuesta a Clod y Mark era más que suficiente. De haber salido la marca hubiese sido estratosférica.

Me fuí a duchar y esperar al resto de compañeros llegar, estaba realmente agotado como pocas veces. Quedarte tan vacío te deja fuera de juego, no pude ni cenar del mal cuerpo que tenía. Al poco llegó Clod, Mark, … y más y más conocidos. Mis compañeros kroquetas llegaron un rato después con una grandísima marca por equipos de 12:50 (tienen que ir los 5 juntos), tiene un mérito enorme, y además acabaron 3 equipo civil. Me enteré al dia siguiente por la noche, verles en el podio fue una enorme alegría. También el podio de Luz que es una verdadera máquina … tantos amigos ví que no voy a nombrar ninguno para no quedar mal, un verdadero placer.

María, Kike, (pareja y entrenador) sois los más grandes.

Nos vemos en un mes en la WS100.

12 pensamientos en “101km de Ronda 2011 – Emilio.

  1. Un placer leer una cronica tan detallada del sufrimiento/disfrute de esos 101 km.
    Suerte en USA!!!

  2. Eres muy grande Emilio !!!…gracias por compartir estos 101 km …eres una fuente de motivación ahora mismo para mi ..lo dicho muy grande ..fiera !!!

  3. Con enormes dificultades logísticas y tácticas, tiraste para delante con todo, y acabaste en una gran posición con un tiempo muy meritorio, en conclusión una grandísima carrera de las de sacar carácter, y lo mejor, vas por buen camino para la WS.

  4. Hola emilio , te saludé el viernes , hablamos de cuando hiciste Sables y demas carreras (tb nos hicimos una foto) , solo queria darte la enhorabuena por tu puesto en Ronda , aunque pense que bajarias de 9h , yo al final consegui bajar de 12 horas , 11h45, bueno , mantenos al dia de tus avances y mucha suerte para la WS.

  5. Muy buena crónica Emilio. Es bueno saber que tu también sufres, a veces parece que para vosotros ,los máquinas, es todo de color de rosa, y me produce un poco de frustración. Ahora se queda uno un poco mas tranquilo, ya sabes: “Mal de muchos, consuelo de tontos”, y tu sabes lo tonto que soy, je je. Un abrazo.

  6. Pedro, sali a ritmo de 8 horas, quizá un poco suicida, pero quien no se arriesga… Ivan de estas es de las que más se aprende

  7. Enhorabuena al EMILIÓN y a todos. Os quiero tanto que os debo una copa a cada uno. ¡Recordadlo!

  8. Enhorabuena killo!!!!. Yo te saludé “ESE KROQUETA BUENO AHI”, en la entrada del bucle, tu ya salias.Lo primero que pensé fue en como se puede ir a ese ritmo durante 8 o 9 horas, Emilio eso esta al alcance de muy pocos.
    Hay una foto tuya por el foro de los 101 en la que se te ve la cara muy de cerca y la verdad es que lo tuviste que pasar chungo, porque da la sensación de que estas “ido”, pero bueno de todo se aprehende.
    Entre los ciclistas (me incluyo) hay una frase muy graciosa y es que el día que vas mal y solo ves culos sueles decir “ya ves porque he salido a entrenar que si no…..”.je..je. Pues eso tu piensa que el otro día saliste a entrenar, lo pasado pasado esta.
    MUCHA SALUD PARA AFRONTAR LO QUE TE QUEDA EN USA.
    Si no has visto la foto intento buscarla y te la pongo por aquí.

  9. muchas gracias antonio. me encantaria ver esa foto…. para acordarme

  10. Creo que esta competición en una magnifica en las que las personas que compiten dan lo mejor de sí y se esfuerzan al máximo, ya que es una prueba muy dura y tiene mérito tanto el primero como el último de esta prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>