Yo también corrí el Homenaje.

Cuando mis compañeros de fatigas se inscribieron allá por el mes de diciembre para hacer esta bonita prueba, yo lo tenía bastante claro: no la iba a correr. No me apetecía, distintos eran los motivos, entrenar para tal evento con sus consiguientes madrugones y la relativa cercanía a los 101km que quizá pudiera “enturbiar” nuestro “plan de entrenamientos”.
Ya cerca de la prueba mi compañero Javi se vio obligado por compromisos familiares a desistir de hacerla, y yo que como casi todos nosotros somos unos calentitas, me fuí calentando sólo y le dije a mi compi que me cediera el dorsal.
Y así me vi a algo menos de dos meses empezando a entrenar para esta prueba, pero bueno, quien tuvo retuvo, y no me costó mucho coger el ritmo.
Como dice Hernández con su dichosa Luna, cada uno de mis compañeros haría la prueba intentando de alcanzar su satélite. Iván quería llevar en volandas a su hermano hasta la meta, Paco tenía como misión non-stop, es decir, completar la prueba sin parar un instante, Manuel López su objetivo final sería completar la prueba sin morir en el intento, y a Emilio para que nombrarlo, ya todos sabemos que juega a ganar.
Pues fuí entrenando rodeado de ciclos y mesociclos, al igual que cada uno de nosotros. Iván casi en exclusiva con los entrenos de Azarías, los demás por su lado y yo como casi siempre por un motivo u otro a mi bola…
A la vez que se acercaba la prueba fuí encontrándome mejor, y la verdad, tampoco es que entrenara mucho, pero tenía buenas sensaciones. En las tiradas largas que fuí introduciendo o bien el viernes por la tarde, o el sábado por la mañana me esforzaba bastante para sacar un buen partido al entrenamiento. Fuí metiendo cada semana distancias más largas empecé por 25km cinco semanas antes de la prueba, después 30km, 35km y dos semanas antes llegué a los 37 km. Recuerdo que fue un día de lluvia con mucha niebla, que casualmente Manuel iba a salir conmigo pero un repentino dolor de espalda le dejó tirado.
A partir de ahí, a la semana siguiente bajé a 25 km la tirada larga, y a descansar para la prueba, sólo introduciendo unas salidas cortas durante esa semana.
Mi ilusión, para que engañarnos, era hacer una bonita prueba, y aunque tampoco había ahondado mucho en los entrenos me encontraba muy bién, nada de lesiones, ilusión, y buena compañía.
Lógicamente y prudentemente nunca suelo comentar con mis compis mi objetivo en la carrera, me da miedo ser un bocazas. Aunque la noche anterior en la cena Emilio me preguntó al respecto y con un monosílabo le dije mis intenciones.
Y ya situados en la línea de salida, cada unos con sus planes en la mente, o en la boca, y sin apenas darnos cuenta, y unos minutos antes de las diez echamos a correr… 9º en la general.

Un pensamiento en “Yo también corrí el Homenaje.

  1. Mi enhorabauna Manuel, un orgullo compartir entrenos con todo un campeón.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>