Euráfrica 2115, primer centenario de una maravillosa iniciativa.

¡Cómo pasa el tiempo! Nunca hubiera pensado que llegaría a tener 148 años, me quedan dos para la desconexión y me han permitido esta entrada a modo de reflexión sobre la Euráfrica Trail sobre todo por lo que significó y por lo que en estos 100 años ha supuesto para nuestra zona.

Las cosas son muy distintas ahora y es largo de explicar, si estás leyendo esta entrada, intentaré resumir esos cambios para que se aprecie todo lo que ha significado Euráfrica Trail para esta zona. Procuraré llevar un orden adecuado…

El año 2015 fue muy complicado, el año en que se hizo la EDICIÓN CERO de la Euráfrica Trail, el gobierno de España insistía que la grave crisis económica en la que vivíamos estaba desapareciendo y al margen de lo que pueda pensar cada uno las tensiones independentistas de Cataluña, el cambio de gobierno a final de ese año, el auge de los populismos, los atentados de París y la victoria de los terroristas musulmanes en Siria provocaron unos cambios que serían impensables en ese año pero que ya en este año 2115 hemos asumido.

La democracia asamblearia se impuso al cabo de los años y en la República Catalana, algunos años después de proclamarse, se decidió por votación disolverse y que el Principado de Andorra la anexionara, aquello duró poco pues la seguridad y la gestión se había vuelto tan obsesiva para todos que el gobierno andorrano con sede en Barcelona vendió el estado andorrano a la compañía Apple, aquel sueño de una Andorra con mar duró sólo 7 años. Mientras el resto de lo que en el 2015 se conocía como España se fue adaptando a esas nuevas situaciones sociopolíticas que se venían sucediendo. Amancio Ortega planteó la compra de lo que antiguamente era Galicia, Asturias y Norte de Portugal, y es que las compañías no tenían suficiente ya con ganar dinero y deseaban plasmar en sus cuentas de resultados algo más de ganancias, necesitaban territorios para gestionar y así multiplicar exponencialmente sus resultados, por otra parte los antiguos políticos ya no tenían capacidad para imponer sus gestiones y la población prefería gestores profesionales que les dijeran lo que tenían que hacer. Es lo que pasó con Google que compró el resto de los territorios de la Península Ibérica salvo lo que era la comunidad autónoma de Andalucía la cual tuvo la suerte de ser anexionada por Gibraltar, tremendamente rica gracias al juego on-line, y pasó a tener soberanía británica, la única zona donde las empresas dueñas de los territorios al norte de Despeñaperros sólo ofrecían servicios y no eran dueños. La Corona Británica nos permitía seguir con nuestra propias costumbres y el Estrecho se había hecho famoso dentro de los miembros de la Commonwealth.

Este ambiente actual es muy distinto al que había en el 2015, desde que hace unos 60 años Google con ayuda de Apple y Windows consiguió conectar las terminaciones nerviosas a una placa base e implantar detrás de la oreja una conexión miniUSB se multiplicaron las posibilidades de interactuar con el cuerpo humano, pero lo definitivo fue cuando se consiguió convertir al individuo en un archivo ejecutable. Entiendo que si estás en el 2015 y he conseguido que te llegue esta reflexión te resultará complicado comprender que significa eso pero es simplemente que toda la persona, su parte emocional, sus conocimientos, su memoria, todo lo no físico pasa a ser un archivo y una vez en ese archivo puede ser ejecutado en otro cuerpo ya que el tuyo se queda “sin programa”. Todo esto vino por la obsesión de la seguridad, el tremendo gasto sanitario y el control de esas empresas que he nombrado. En las zonas propiedad del norte no te dan a elegir y dependiendo de tu patrimonio e ingresos te proponen la exportación de tu persona a un archivo para que tu cuerpo no genere mas gasto, estés seguro y haya una eliminación ordenada de cuerpos con enfermedades. Las compañías te dejan que utilices unos cuerpos normalizados, es decir uno como Robocop (esa película de hace más de 100 años), pero el problema es que en esos cuerpos no se siente, no hay sensación de olor, de calor o frío, y es tan caro que prácticamente nadie lo ha podido utilizar y no hay posibilidad de interactuar con el exterior y es que un archivo dura más que una persona viva y es por lo que yo tengo 148 años.

Mi caso es algo distinto, al vivir en Algeciras y al pasar a ser territorio británico no estamos obligados a pasar a ser un archivo, pero te ofrecen hacerlo cuando tienes muchas posibilidades de que la muerte está cerca. Yo opté cuando con 96 años me di cuenta que había perdido algo de fuerzas en las carreras de más de 50km, con 50 ediciones de la Euráfrica a mis espaldas no quería verme limitado y mis familiares, mi mujer, mis hijos y mis nietos, me animaron ya que de esa manera nunca me verían débil y tras una velada de despedida muy entrañable procedí a dar el paso, era exactamente la primavera de 2066. Cuando asumes esa decisión debes tener en cuenta que es irreversible ya que tu cuerpo es aprovechado en la medida de lo posible para mejorar otros enfermos y otro tema es que no puedes interaccionar con los que quedan vivos, es decir te mueres para ellos aunque tú los puedas ver utilizando dispositivos del hardware del servidor donde estés alojado. Ya no vuelves a tener sensaciones físicas, de manera que si nunca tuviste dolores nunca los tendrás y cosas por el estilo, por eso dar este paso cuando eres joven no es recomendable porque habrá cosas que nunca podrás experimentar, sensaciones que nunca tendrás ni comprenderás, es verdad que podrás ser testigo de cosas que tu naturaleza humana no te hubiera permitido por ejemplo ver el centenario de la Euráfrica Trail, pero las sensaciones que tuve ese día no las podría saber si no hubiera estado allí.

Yo recuerdo aquella jornada, la edición cero, como un día de ilusión colectiva. Aitor y Adrián consiguieron unir a mucha gente y encauzarlas en un proyecto que el tiempo les ha dado la razón ya que sirvió para recordar que aquel territorio era algo más que un puerto importante y una zona fronteriza. Aquella edición cero tuvo sus fallos pero salió bastante bién, con los años se mejoraron los puntos débiles y se perfeccionó hasta tal punto que la demanda de corredores subió de manera preocupante y se tuvo que limitar por evitar el impacto que podría suponer en la naturaleza de los dos parques naturales por los que atraviesa. En su primer centenario siguen siendo 500 los privilegiados que pueden participar y hace años se estableció un baremo de carreras en las que había que participar, igual que lo hacía el Ultra Trail del Mont Blanc, actualmente hay que participar allí para tener puntos suficientes en la Euráfrica.

Me han permitido hacer esta entrada como despedida, en dos años me borran y es que el archivo en el que te convierten no es para siempre, tampoco me importa, ya que todo debe tener un final y seguir siendo espectador solamente me apetecería si pudiera realmente vivir plenamente como lo hacía en mi cuerpo humano. Pasado todos estos años y viendo que las cosas en las que había creído se han llevado a cabo, como la Euráfrica Trail, estoy preparado para la desconexión real, para el borrado total, en estos dos años que me quedan seguiré recordando esas sensaciones que tenía cuando trotaba por el camino hacia las Antenas, cuando subía por Prisioneros, cuando sentía la humedad de la niebla atrapada entre los Alcornoques y helechos de lo que sigue siendo la última selva de esta Europa tan cambiada en el 2115. Podría seguir contando lo distinto que es ahora la realidad, podría daros mi opinión para hacer ésto o lo otro, pero hay algo que no ha cambiado y que sigue ahí para que lo descubra el que venga al Estrecho y es el espíritu de la Euráfrica, cien años después sigue vivo como el primer día.

Gracias Aitor, gracias Adrián por enseñarlos que estaba ahí, nosotros solos no lo veíamos.

 Foto Manu Hurtado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>