Un reto a medias.

Hace años cuando empezaba en esto, en uno de mis paseos, largas caminatas, pasé por Santa Fé (Granada), entré en aquel pueblo a pié, lo atravesé y salí por el otro extremo, aquella tontería me dejó marcado, pensé que viajar a pié tiene un encanto especial, hay detalles en los que sólo puedes fijarte a esa velocidad.

Tras aquel momento hubo muchas otras cosas y entre ellas fué participar en los 101km, ya he contado lo que eso supuso para mí,  y para mucha gente.

Yo descubrí que me gustan las experiencias deportivas, de todo tipo, todas tienen su encanto, pero el “recorrer” tiene algo especial, mirar hacia atrás y saber que vienes desde allí, saber que se viaja, que tienes que preparar una logística, que la mente debe ser fuerte, etc.

Cuando Fali El Coleta y Eltziar hicieron su 101Km Ronda Plus Ultra me fascinó la idea, aunque fué mi amigo Manuel López el que planteó hacerlo por el camino que elegí, era matemáticamente el doble de los 101 y clavávamos la distancia buscada.

No podía obligar a nadie a que me acompañara, estas cosas son cabezonerías personales, y menos de vehículo de apoyo, por tanto el camino sabía que sería duro pero no en lo físico, que también, sino que no encontraría avituallamiento desde Manilva (Km45) hasta Ronda, solamente sabía que había agua en Gaucín.

Con esas premisas encontré el apoyo magnífico de SergioK2 que aprovechó que estaba por la zona y me llevó la pesada mochila hasta el km35. La mochila era pesada pues debía llevar comida, agua suficiente, y ropa ya que temía un cambio de temperatura por la carretera de la sierra, ademàs llevaba un saco de dormir por si me lesionaba y debía esperar toda la noche para poder salir de allí.

Hasta Manilva (pueblo) todo fué según lo previsto, el calor fué insoportable sobre todo los primeros kilómetros y es que me bebí tres botellas de litro y medio de agua en 30 kilómetros, paré en todas las gasolineras y supermercados que me encontré hasta Manilva, donde ya empecé a coger altura y a estar sólo.

Tras 10km subiendo, en el cruce de Casares, pasé por una venta en la que compré una Fanta que me supo a “gloria” y seguí hacia Gaucín, fueron 15km eternos, tras una bajada larguísima en plena oscuridad que llegaba al río Genal subí hasta Gaucín en una interminable sucesión de curvas que me recordó a la Subida al Veleta, cuando llegué al pueblo busqué la gasolinera y aunque sabía que estaba cerrada confiaba en encontrar algo de agua, cosa que hice, un grifo que fué como un oasis para mí. El desnivel había sido de más de 1000m.

Estaba muy tocado anímicamente, llevaba mucho retraso según lo que yo había previsto, y necesitaba algo refrescante, el calor era enorme y la boca se me resecaba muy pronto, estaba harto de tanta agua. Seguí mi camino y encontré a unos chicos haciendo “litrona”, eran las dos de la mañana, me indicaron donde había un pub, me fuí a por él y encontré una magnífica CocaCola que me dió la vida…

Al salir del pueblo me senté en unos de los miradores que hay sobre el Valle del Genal, que era de donde venía yo, comí algo, cambié pilas al frontal y viendo que no iba a llegar a la hora prevista decidí echarme un rato y ver las cosas mejor. Me puse en un rincón del mirador, abrí el saco y me quedé dormido, no pasó ni un coche, a los 40min me levanté nuevo y reanudé mi camino, corrí a muy buen ritmo hasta Algatocín, había un sube y baja pero llevadero, quedaban 27Km, luego Benadalid y luego Atajate, donde encontré una fuente donde pude coger agua.

La visión nocturna de la sierra es espectacular, los pueblos parecen hechos para la foto, algo mágico, hubo horas enteras en las que no pasaba coche alguno y al que lo hacía me hubiera gustado preguntarle que pensaba de mí. En ningún momento temí por mi seguridad personal pues iba muy señalizado, llevaba chaleco y pilotos que indicaban mi presencia.

La carretera de la sierra tiene un incoveniente, los arcenes están llenos de gravilla, piedrecitas que se metían en mis zapatillas y que me obligaban a parar. El roce del asfalto con las zapatillas hizo que perdiera totalmente la parte trasesa de mi zapatilla izquierda, se desprendió… pero no me impedía avanzar.

Deseaba que amaneciera para poder ver las cosas de mejor color, desde Atajate hasta el final hay una subida de 15km que se me atragantó de nuevo… cuando quedaban 10km y ya a plena luz del día, muy tarde, nunca pensé que iba a tardar tanto, llamé a Sergiok2 que venía en coche y al pasar a mi lado pude aliviar el peso y me quedé con la mochila que utilizaría para los 101km.

La llegada a Ronda me resultó emocionante, buscaba desesperadamente un bar, un sitio para tomar algo que no fuera agua, entré en el primero que ví y desayuné, no me entró mucho pero me sentó bién.

Me dirigí hacia el estadio, me encontré a gente conocida, todos con la cara de ilusión que siempre tiene participar en esta prueba. Yo antes pasé por una farmacia y compré apósitos tipo Compeed, no tenía rozaduras, no tenía dolores musculares, no tenía mucho cansancio, pero los piés empezaban a “arder”. Me senté en un rincón y con ayuda de una jeringa vacié las ampollas de mis pies, eran bestiales, hacía tiempo que no me salían, me hice las curas pero presagiaba que iba a ser dura la segunda parte, las zapatillas que llevaba tenía que sustuirlas por otras de mayor dureza pues los caminos por los que iba a pasar hay mucha piedra, pero no tenía otras zapatillas, no lo había previsto.Una vez dentro del estadio busqué un rincón sombrío y me tumbé la media hora que faltaba para la salida, escuchaba entre los participantes todas esas cosas que yo ya habia dicho años anteriores y emocionaba ver la ilusion de la “primera vez” de tanta gente, como pasa el tiempo.

Una vez empezó a moverse la gente, tras la salida, reinicié mi camino, pero me había enfriado demasiado y esperaba poder volver a tener “tono”. El dolor en mis pies era grande pero tenia que aguantar, sabia que “cada 5km tendría avituallamiento”… me repetía mentalmente. El ritmo que llevaba era muy lento, tanto que empece a ver a los últimos del todo y en el km15 me vi acompañando al Caballero Legionario que cierra la carrera, y cuando llegué al comienzo del bucle del campo de tiro llamé a mi amigo Manuel López que acudió en mi ayuda inmediatamente, el dolor que tenía era insoportable y no había mucha solución, quizas si me hubieran aparecido por el km70 lo hubiera podido soportar pero la mezcla de calor y dolor me superaron, una lástima.

No cumplí, no pude llegar al final de esta “cabezoneria” pero estoy satisfecho de haberme podido enfrentar a ella pues la primera parte fue toda una experiencia, me quedan muchas otras veces, me queda mucha vida y ya se me ocurrira algo que me quite esta “espinita”, hasta que llegue ese momento hay que reponer fuerzas.

Gracias a todos por vuestros ánimos, unos me llegaron al móvil, otros por el facebook y otros por el viento.

5 pensamientos en “Un reto a medias.

  1. El simple hecho de disfrutar de una Fanta para mi es significativo. En estas aventuras nuestras lo más insignificativo te hacen disfrutar.
    Yo pensaba que lo lograrías. Conozco la subida a Gaucín (en coche) y es mortal, pero que una vez que llegaras a Ronda te animarías y empezarías de nuevo. No ha sido así, da igual, el hecho de plantearte ese reto es lo que importa, has abierto huella y otros te seguirán, pero espero y deseo que la cumbre sea tuya. Hasta la próxima.
    Un abrazo.

  2. SergioK2, gracias por tu apoyo. Nunca pensé que me fallarían los pies por ampollas, era lo último que tenía previsto pero pasó y no me dejó continuar.
    Me queda el buen sabor de la llegada a Ronda y el mal sabor de no haber podido completar lo que me propuse.

  3. Lo importante es que te has quedado satisfecho de haberte enfrentado a algo así. Como bien dices, ya habrá otros momentos para conseguirlo. Ánimo valiente.

    Saludos.

  4. Gracias Angel, ya han pasado algunos días y veo donde debo mejorar para no volver a fallar. Un saludo.

  5. Pingback: HOKA, ¿funcionan? | El blog de los Kroquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>